Tipo
Fecha
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

LE CORBUSIER

Publicado el 15 de septiembre de 2014, por

 

Si hubiera que nombrar a una sola persona que ha influido de manera sobresaliente en la creación arquitectónica del siglo XX, sería sin duda Le Corbusier. Junto a Frank Lloyd Wright, Mies van der Rohe o Alvar Aalto, el arquitecto franco-suizo cambió para siempre la manera de concebir el espacio y conceptos fundamentales de la arquitectura urbana.

Charles Édouard Jeanneret-Gris nació en el año 1887 en Suiza y, más tarde, obtuvo la nacionalidad francesa. Su libro “Hacia una arquitectura” –una recopilación de artículos publicados en la revista “L’Esprit Nouveau”– marca un antes y un después en la historia de la disciplina. Igualmente, “El Arte Decorativo de Hoy” (cuya traducción al castellano edita Eunsa en versión facsímil) establece nuevos principios de funcionalidad para los objetos de uso cotidiano en los hogares.

Le Corbusier es, en la década de los años 20, un lucero que guía una nueva vanguardia –“purista”– y que, como todas las vanguardias, tendrá un efecto hondo en todas las facetas del arte, la cultura y el pensamiento de la época. Lo que sucede –a la vista tenemos diariamente ejemplos de ello– es que esa forma de concebir los espacios, objetos y formas hoy perdura y está profundamente anclada en nuestra educación visual.

Con la construcción de la Villa Savoye, Le Corbusier regenera todos los esquemas básicos: de líneas puras, la casa es una oda a la funcionalidad. Nada sobra, nada falta. Todo lo que hace falta para vivir se encuentra entre las paredes de la villa: es la “máquina de habitar”.

Años más tarde, Le Corbusier vuelve a hacer temblar los cimientos de la disciplina con su primera “Unité d’Habitation”, un edificio en Marsella también conocido como “Cité Radieuse” y primer exponente de la arquitectura brutalista, que reverencia al hormigón. Además de un icono del diseño, la “Cité” llega a materializar conceptos absolutamente innovadores y se convierte en una ciudad (“cité”) dentro de la ciudad. Lo individual se entremezcla con lo colectivo para disponer de una piscina comunitaria, gimnasio, cancha de tenis y solárium, tienda de abastecimiento y hasta guardería infantil.