Tipo
Fecha
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

¿DE QUÉ DEPENDE NUESTRA FELICIDAD?

Publicado el 15 de septiembre de 2014, por

 

La felicidad depende de nosotros mismos. El dominio de las circunstancias, de nuestra voluntad, la aspiración a la madurez psicológica o el mantenimiento del equilibrio entre cuerpo y mente son algunas de las claves para ser felices.

El Dr. Fernando Sarráis, especialista en Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra, tiene una extensa trayectoria en el análisis psicológico del hombre y asegura que “las personas maduras tienen muchas más posibilidades de ser felices”. Lo contrario de esta madurez psicológica sería la “neurosis”, que propicia la aparición demasiado frecuente de emociones negativas.

Es fundamental, asegura el Dr. Sarráis, favorecer el pensamiento racional y libre, que suele surgir de emociones como la alegría y la tranquilidad. En definitiva, hablamos de libertad para controlar nuestra propia vida, sin que exista el dominio de los temores, las ansias, las inseguridades…

Otro aspecto clave en el desarrollo de la personalidad madura es el control del miedo a sufrir. “La única manera de quitar el miedo a las cosas que hacen sufrir es sufrirlas, de la misma manera que el miedo a hablar en público se quita hablando en público”. Este miedo que sobrellevamos nos puede conducir a educar a los hijos alejándoles del propio sufrimiento y orientándoles hacia una vida hipertrofiada de hedonismo. Y se debe aprender a sufrir. Dice Sarráis: “Un ejemplo fácil de entender es el de los montañeros. Saben sufrir sin perder la paz y la alegría, que es la belleza interior, la belleza psicológica, la que tiene que ver con la afectividad”.

¿Qué sentido tiene obtener una formación teórica de la vida y de las emociones? Al igual que para aprender a conducir, argumenta el Dr. Fernando Sarráis, uno acude a clases y realiza prácticas, es conveniente que para aprender a vivir nos fundamentemos en modelos (personas muy maduras cuyo ejemplo es un “manual”) y en la información disponible.

“Hay que convencer a la gente de que la felicidad es algo muy valioso y que, como todo lo que vale, cuesta mucho”, explica Fernando Sarráis. “Se debe tomar el camino del esfuerzo, porque haciendo lo que uno debe para ser feliz, también se va a encontrar bien. Y esto es como el Camino de Santiago: hay que andar todos los días, con frío, lluvia o cansancio. Porque quiero llegar a Santiago, a la felicidad”.

Eunsa ha publicado las siguientes obras del Dr. Fernando Sarráis: